El maestro y pedagogo amante de las cosas bien hechas, cuando menos, de las intentadas. Con estudios a éste y al otro lado del charco, porque busca dónde hay gente comprometida con la buena educación y aprende de ellos y ellas.

Buen analista, cualidad que necesita un coach que se afana por ayudar a mejorar este sistema educativo; fan de los educadores que tratan de darlo todo en el aula, desde la cercanía y la confianza en sus alumnos y alumnas; desde el trabajo en equipo y la búsqueda de la mejora continua; desde la mirada responsable que no busca soluciones echando balones fuera.

La síntesis de maestro, director, formador, creador, coach, padre… que aprendió de un niño de cabellos dorados que “lo esencial es invisible a los ojos” y por eso, se ha enamorado de las inteligencias múltiples y se enerva con los corsés y la visión limitadora de nuestro sistema educativo. Ver currículo.