Con todos ustedes, ¡ROBERTO AGUADO!

Bilbao, 21 de noviembre de 2018

Comenzamos esta sección “Entre Vistas” echando el ojo a alguien que merece mi máximo respeto; amigo, pero más aún, reconocido investigador y autor de libros o cursos cuyo contenido nos revela que el mundo de las Emociones es una llave maestra. 



Posando en el Chateau de Versailles, ciudad que le atrae especialmente por ser la cuna de su esposa, Pilar. Un lugar también relacionado con alguna parte de su biografía como relata en su libro “SOS, tengo miedo a tener miedo”, aunque para descubrirlo tendrás que leerlo. Puedes hacerlo después de leer sus 2 libros sobre emociones: “Es emocionante saber emocionarse” y “La emoción decide y la razón justifica”.

JB. Roberto, ¿puedes continuar esta frase?, “Sin educación emocional, las personas …”

R. … sobre todo, estarán como un barco a la deriva; no tendrán brújula, no sabrán cómo deben comportarse y sobre todo enfermarán, ya que, la salud mental tiene que ver con la flexibilidad emocional y la enfermedad mental tiene que ver con la rigidez emocional.

La educación emocional de los individuos, es la base de todo lo que acontece en una sociedad; es el motor que nos dice cómo convivir con nosotros y cómo hacerlo que con los demás.

JB. ¿Qué dice Roberto Aguado, que Goleman no llegara a decir?

R. – Que no existen emociones negativas.

– Que la amígdala no es la única estructura a tener en cuenta en el sistema límbico.

– Que existen diez emociones básicas: cuatro desagradables cuando se sienten TRISTEZA, RABIA, ASCO Y MIEDO (T.R.A.M.), cuatro agradables cuando se sienten CURIOSIDAD, ADMIRACIÓN, SEGURIDAD Y ALEGRÍA (C.A.S.A.), una neutra SORPRESA, y otra mixta CULPA, ya que tiene una primera fase desagradable (aceptación del error, remordimiento) y otra segunda fase agradable (reparación, segunda oportunidad).

– Que la emoción decide y la razón justifica.

– Que no es lo que dices, ni lo que haces, sino lo que sientes.

Que la inteligencia emocional no puede ser, saber pensar.

– Que el éxito no esta determinado por poseer estatus social, laboral o económico; el éxito es saber SER, por encima de cualquier otro factor.

– Y sobre todo, que existe el denominado cerebro tipo II, en el que las competencias a las que se refiere Goleman, simplemente, no son posibles.

JB. ¿Recomendarías la “felicidad” como cura de todos los males?

R. Si seguimos las instrucciones originales de Seligman no me parece mala vacuna. Pero si nos quedamos como la inteligencia emocional lo ha entendido, y sobre todo la Psicología positiva, me preocuparía mucho porque estaríamos directamente bipolares todos.

La felicidad es un sentimiento al que se puede llegar por varios canales según Seligman: la euforia (alegría), el control (seguridad) y la calma (admiración). Seligman lo indica bien en 2011, trasmitiendo la mala interpretación de la felicidad como un sinónimo de estar eufórico y excitado. Cuando el único camino para ser feliz es la alegría, las consecuencias son y están siendo nefastas, ya que hay personas que para ser felices toman atajos y hacen verdaderas atrocidades.

Por lo tanto, la felicidad desde la alegría debería ser el final y no el fin, sin embargo, desde la admiración y la seguridad es estupenda. No obstante, me gusta más decidir desde la satisfacción, que es el sentimiento más cercano a la seguridad, que desde la felicidad.

JB. ¿Cuáles son las 3 primeras acciones concretas que podrían llevar a cabo los educadores en las escuelas infantiles, respecto a la educación emocional?

R. Estar ellos en emociones C.A.S.A. la mayor parte del tiempo, es importante que en el aula al menos uno/a este sano, y eso es fantástico cuando es el maestro o la maestra. Una segunda acción es que solo deben pasar a sus alumnos a los equipos de orientación, cuando estando ellos en C.A.S.A. el alumno sigue en T.R.A.M.; pero nunca pasarlo cuando ellos están en T.R.A.M. ya que en esos momentos son ellos los que están mal, independientemente de como se encuentre el alumno. La tercera acción es que primero siempre nos relacionamos con la persona y después con el alumno. Primero es la vida y después los estudios, y muchos alumnos fracasan por la dificultad que les requiere la vida.

JB. Bullying, Burnout, Mobbing, Suicidio, Violencia de género, Psicopatías, …; ¿Qué nos pasa en pleno siglo XXI?

R. Nada distinto que en tiempo de los Romanos; ahora estamos mucho mejor que antes.

Lo que ocurre en la escuela es que hace años el porcentaje de escolarización era inferior al 80% y ahora es del 98,3%; eso es fantástico pero, tiene una consecuencia y es que están escolarizados todos los niños que, a su vez, tienen, como es natural, padres o no y por ello todas las personas que están enfermas en el plano, físico, psíquico o social, están en la escuela y por esta causa parece que hay más problemas. Por esto la escuela es el mejor vehículo para sanar una sociedad y a sus ciudadanos, pero esto sólo podrá suceder si nos dedicamos más a la persona y después a los contenidos y las notas. Te aseguro que sacarán muchísimas mejores notas, si se hace así.

En definitiva hay sensación de más casos, ya que sólo encontramos lo que buscamos, y sólo buscamos lo que conocemos.


Un comentario en «Con todos ustedes, ¡ROBERTO AGUADO!»

Los comentarios están cerrados.