ENTREVISTA a Leontxo García; por mil razones … AJEDREZ EDUCATIVO

Leontxo García Olasagasti (Irún, 1956)
LEONTXO GARCÍA OLASAGASTI, un privilegiado que curra mucho, casi siempre con el ajedrez como hilo conductor y viajando sin parar en tres ámbitos que le apasionan: periodismo, comunicación y educación innovadora. Fue jugador semiprofesional, pero hace 36 años cambió el rumbo: colabora diariamente con EL PAÍS (desde 1985), y ha pasado por Deia, La Gaceta del Norte, Agencia EFE, France Presse, TVE, RNE, la SER, BBC World Service y Radio Moscú, entre otros. Ha visitado unos cien países, y ha dado conferencias en 28. Medalla al Mérito Deportivo (2011), está inscrito en el Libro de Oro de la Federación Internacional (FIDE). Su libro Ajedrez y Ciencia, pasiones mezcladas (Editorial Crítica) va por la 6ª edición. Asesoró a los diputados de los Parlamentos Europeo (2012) y Español (2015) que decidieron impulsar el ajedrez como herramienta educativa, a lo que se dedica intensamente desde el cambio de siglo. Es el director de ponentes de la Fundación Kaspárov Iberoamérica, creada en 2014, que ya ha formado a más de 13.000 docentes entre México, Panamá y España. Desde el 1 de enero de 2019, Leontxo es el Consejero en Ajedrez educativo de la FIDE.


  1.- Querido Leontxo, en tu vida relacionada con el ajedrez, has gozado de experiencias totalmente inusuales para el común de los mortales. ¿Nos relatas una de esas anécdotas que sabes que encantan a cuantos te escuchamos contarlas?

Ciertamente, he tenido el privilegio de hacer cosas muy extraordinarias. Por ejemplo, dar 16 conferencias en cinco días en la cárcel de máxima seguridad más importante de México (donde estaba El Chapo Guzmán) a 900 presos (asesinos, secuestradores, narcotraficantes, pandilleros, etc.). O pasar tres días en el inmenso campo de refugiados sirios de Al Zaatari (Jordania). O sufrir quince días en situación ilegal en Moscú. Pero la más instructiva fue acompañar a Kaspárov en un avión privado cinco días por México, Jamaica, El Salvador, Guatemala y Nueva York. No había colas en los aeropuertos, nos recibían ministros, dormíamos en hoteles de lujo… La última noche, Kaspárov me dejó en la puerta de mi hotel en Nueva York, donde él vive. Eran las tres de la madrugada, y yo estaba agotado. Pero no quise dormir sin hacer antes la siguiente reflexión: “Lo que he vivido estos días no es el mundo real, es un sueño, donde todo es fácil. Desde mañana vuelvo a la realidad, a la lucha por todo, con los pies firmes en el suelo”. Y entonces pude dormir como un niño.

    2.- Sólo para alimentar la creatividad y la imaginación de cuantos lean esta entrevista, ¿puedes enumerar dos docenas de palabras que relaciones con una vida en torno al ajedrez, aunque resulte inverosímil? 

Viajes, culturas muy diferentes, periodismo, educación innovadora, niños, envejecimiento cerebral saludable, utilidad social y terapéutica, informática, alta competición, vida intensa, trabajo muy exigente, gran esfuerzo con premio, concentración, aprendizaje cotidiano, creatividad, tensión permanente, contribución a un mundo mejor.

     3.- El ajedrez que tú enseñas a jugar en las escuelas es educativo y social. ¿En dónde radica la diferencia con el ajedrez que todos conocemos?

Jugar al ajedrez con frecuencia ya es formativo de por sí, debido a los numerosos y variados procesos mentales que implica. Pero es mucho más educativo utilizarlo como herramienta pedagógica en horario lectivo, ya sea con su propia hora o mezclado de manera transversal (Inteligencia Emocional) o interdisciplinar (Matemáticas, Lengua, Historia, Tecnología, Educación Física, Idioma Extranjero, etc.). Además, es muy útil en todas las etapas. En Infantil sirve para trabajar seriación, clasificación, lateralidad, psicomotricidad, atención, memoria, concentración, geometría elemental, respeto por las normas y el adversario, control del primer impulso, etc. Y en Secundaria permite desarrollar el pensamiento flexible y crítico, la toma de decisiones, etc.

    4.- Los profesionales de la educación sabemos de la importancia del desarrollo del cerebro: sus funciones cognitivas, ejecutivas, etc. En este terreno, ¿qué efectos positivos podemos encontrar practicando ajedrez?

Imaginemos nuestro cerebro como un triángulo isósceles. En el vértice superior está la inteligencia ejecutiva, que toma decisiones basadas en la información y los sentimientos que capta de los dos vértices inferiores, la inteligencia cognitiva y la emocional, respectivamente. Hay estudios científicos y experiencias internacionales suficientes para afirmar que el ajedrez desarrolla las dos inteligencias inferiores. Es lógico suponer, como sostiene José Antonio Marina, que también incide en la inteligencia ejecutiva, aunque todavía no se haya hecho un estudio específico que lo confirme.

    5.- Para finalizar, ¿nos puedes dejar planteado algún enigma de índole ajedrecista o de pensamiento estratégico, en general?

El número de partidas distintas que pueden jugarse (un uno seguido de 123 ceros) es mucho mayor que el de átomos en el universo conocido (un uno seguido de 80 ceros); pero es finito, aunque nos parezca cercano al infinito. Por eso los padres de la informática Alan Turing y Claude Shannon eligieron el ajedrez como campo de experimentación de la inteligencia artificial hacia 1947. Tardaron 50 años en lograr que una máquina (Deep Blue, de IBM) ganase al campeón del mundo (Kaspárov). Pero todavía no hay computadora alguna que pueda jugar perfectamente al ajedrez, y ni siquiera puede asegurarse que las cuánticas (cuya potencia será bestial) lo consigan desde el principio porque serán muy distintas a las actuales. Cuando logren ese objetivo sabremos por fin si la ventaja de jugar con blancas (similar a tener el saque en el tenis) será suficiente para ganar tras un juego perfecto de ambos bandos.


Perdóname esta licencia Leontxo, pero mi alma de niño quería ver ese número escrito. Por si alguien también sigue leyendo al Principito y necesita verlo al igual que yo, se lo dejo aquí escrito: 

NÚMERO DE PARTIDAS DISTINTAS QUE PUEDEN JUGARSE:

1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000

LEONTXO, da mucho placer tenerte como amigo y poder acceder a parte de tu saber y tus experiencias. Muchas gracias.

Javier Bahón
18 de Abril de 2019